domingo, 30 de diciembre de 2007

Los colores de mis versos (Poema con moraleja)

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

Los colores de mis versos
no han de hacer juego con nada
y si por casualidad
los tonos se me entremezclan,
no es por capricho que quiera
hacer lo que no es debido
...simplemente confundido
actué de un modo cualquiera.

Pues en realidad que importa
si sale poema o prosa,
total a mí que me hace
cualquiera de estas dos cosas.
Porque la finalidad
o propósito que llevo
no es de suma seriedad
por tal lo mismo me avengo.

No todo tiene sentido
en esta vida tan rara,
llena de cosas no claras
y pensamientos dudosos.
Entonces por qué mis versos
han de ser maravillosos
si mucho de lo que he aprendido
ha sido harto caprichoso.

Y redondeando lo dicho
vuelvo a reiterar que es cierto
que el sentido de las cosas,
que fue dado por la historia
o por hechos culturales,
fue llegando hasta nosotros
sin su certificación final
y se me ocurre pensar
¿Cuál es la verdad real?

Finalmente voy cerrando
esta sarta de reflexivas ideas
que surgen con los colores
y terminan desconfiando
si el camino que seguimos
ha de ser el acertado,
o quienes nos precedieron
dejaron todo embarrado.

Moraleja

Ten abiertos bien los ojos
Y aguzados los sentidos,
no creas que todo es cierto
...tampoco tan mentiroso.
Pero siempre reflexiona
sacando tus conclusiones
que te pondrán a resguardo
de conceptos engañosos.

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬
Autor: Jorge Horacio Richino - Buenos
Aires 12 de Diciembre de 2007 - Todos
los derechos reservados.
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

Publicado simultáneamente en los
siguientes sitios del autor:

http://jorgerichino.galeon.com
http://jorgerichino.webcindario.com
http://jorgerichino.blogspot.com
http://citylove.blogcindario.com
http://elangel.blogcindario.com
http://blog.iespana.es/jorgerichino
¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬

Yo tb los Q muxo

.
Este sencillo poema
no destaca en su virtud
pero encierra el personal
lenguaje de la juventud.

Juventud muy particular
que acota simplificando
las palabras que por largas
les van obstaculizando.

Yo tb los Q muxo
por ser tan innovadores,
sepan q cuentan conmigo
ke ustedes son los mejores.

Son los Q vienen con brío
a meter los grandes cambios
y los que harán el futuro,
tan difícil como extraño.

Pero no olviden jamás
que habrá que prepararse fuerte,
para salvar "la humanidad y el planeta"
acechados por la muerte.

Yo tb los Q muxo
y por eso los bendigo
"Tengan salud e intelecto,
equilibrio y buen sentido,
todo eso y mucho más...
...se los desea un amigo"


---------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino - En Buenos Aires
a los 21 días de diciembre de 2007 - Todos los
derechos reservados.
---------------------------------------------
Publicado en forma simultánea en otros sitios
del autor.
Dejando huella en Internet.
---------------------------------------------

jueves, 27 de diciembre de 2007

Destino final de archivos y carpetas eliminados de nuestro ordenador



Misterios de los Archivos y Carpetas eliminados de la papelera de reciclaje. Su transformación según el autor de este blog.




Escuché sinnumero de cosas relacionadas con "lo que ocurre con los archivos y carpetas eliminados, o los e-mai también eliminados".
A mi modo de ver en este tipo de borrado virtual, y aunque no se pueda notar a simple vista, algún efecto nocivo y corrosivo ha de producirce.
Veamos (por ejemplo), cuando se borra un trazo sobre un papel o pizarrón, ambos elementos se terminan desgastando (y no existe otra posibilidad).
Bien, entonces, cuando desaparecen los elementos -carpetas u archivos- de la memoria de tu ordenador, ocurre que lo que finalmente se termina desgastando son los cluster de tu disco rígido (obviamente también se consumen parte de las memorias, el teclado, etc. etc). Tal cual se gasta una goma de borrar o un borrador para pizarrones cuando los utilizas.
Lo cierto es que algo material se está destruyendo y no hay otra forma de razonamiento sobre el tema.
Concluyendo voy a agregar que al famoso concepto de que "Todo se transforma. nada desaparece" debemos agregarle que en la mayoría de los casos la transformación es negativa, es decir que en la vida de nuestro sistema universal se ven más cantidad de transformaciones que tienden a generar "chatarra o basura" -por llamarlo de alguna forma- y no que se transformen en cosas mas puras, sublimes o en energías de carácter positivo.
Por el contrario, energías positivas suelen -finalmente- desaparecer y convertirse vaya a saber en que formas "sin vida y sin sentido aparente alguno".

sábado, 15 de diciembre de 2007

Quiero un amor incondicional, así como el de Amaia cuando dice que aguarda que se ocupe nuevamente el lugar vacío del sofá que compartía con su amor.



Que bueno escuchar que pueda ser cierto que existan seres que amen tan incondicionalmente, así como le ocurre a Amaia (en la canción) y nos relata que se sienta al lado del lugar vació del sofá, añorando y esperando que regrese aquel que alguna vez lo ocupó y fue su enamorado, y que confía ha de regresar.

viernes, 14 de diciembre de 2007

Cuentos de amor y de guerra - Un cuento de la Serie: *Cuentos desinspirados* de Jorge Horacio Richino.


Cuento de amor y de guerra




Una joven mujer contemplaba extasiada a aquel soldado que, sentado sobre el umbral de la puerta de los restos de una casa derruida, meditaba en silencio sin reparar en la hermosa mujer que continuaba mirándolo fijamente.

De pronto la joven se acercó y le dijo:
- Hay algo que pueda hacer por ti ?
A lo que el soldado respondió:
- Estoy muy triste, lejos de mi casa, de mis padres y seres queridos; la guerra es horrible y tras todo eso me siento muy solo.
No te aflijas -dijo la mujer-, aquí en el pueblo y con la guerra acechándonos, todos nos sentimos igual. Sin embargo y pese a verte a ti y a otros de tus compañeros tan apesadumbrados, nosotros los habitantes de este sitio, pensamos que les debemos muchísimo por lo que han hecho y hacen por protegernos del enemigo.
Estas palabras le hicieron recobrar un poco el ánimo al soldado, y pudo reparar entonces en la belleza de la joven, y se le iluminó aún más el rostro. Fue allí cuando le pidió si podría cumplirle un deseo, ya que la muchacha había demostrado tan gentilmente su voluntad de hacer algo por tan desinteresados guardianes.
- Tengo por costumbre besar a mi madre
todos los días, al levantarme y acostarme, eso me da mucha suerte, además de alegrarme el corazón y quisiera hacerle llegar un beso pero no puedo ni siquiera escribirle ya que hoy estamos con problemas y esta noche parto con un escuadrón a un frente de combate a
45 km. de aquí, y lo que más desearía es enviarle un recado para contarle que por el momento todo está bien y decirle que le mando un beso.
La mujer le respondió:
- Dame tú un beso a mi que yo esta misma tarde lo estamparé en un papel carta y allí mismo expresaré el mensaje para tu madre, y se lo enviaré de inmediato por correo.
Luego de darle la dirección de sus padres y solicitarle que colocase como remitente su número de identificación (2409) por si pudiera extraviarse la carta, el muchacho se acercó a la joven e inmediatamente y sin poder contener sus impulsos, quizás un poco desmedidos, le dio un profundo beso en la boca, que parecía nunca terminar.
Ambos quedaron embelezados y después la chica se fue a cumplir con lo prometido.
Por la noche se escucharon muchos ruidos, de vehículos, de tropa, y de voces que impartían precisas ordenes.
La joven, que ya había cumplido lo prometido, no pudo darle aviso al soldado y se quedó mirando desde la oscuridad los movimientos del escuadrón.

De pronto, en una oscuridad casi absoluta, los vehículos se pusieron en marcha y desde un camión que transportaba un numeroso grupo de soldados, dos ojos que parecían destacarse del resto, sobresalían por su intenso fulgor, tan brillantes que hicieron sonreír a la muchacha, y su corazón brincó de alegría al tener por seguro que no sería muy lejano el regreso al pueblo de todo el escuadrón y más aún de aquel joven que ya había comenzado a ocupar un lugar importante en su vida.

Luego de diecinueve días de intensos combates, con el fin de evitar que el enemigo pudiera tomar aquella localidad, el regimiento regresó afortunadamente sin bajas y en buenas condiciones para continuar cumpliendo la misión de proteger -in situ- el pequeño pueblo que ya comenzaban a sentir, un poco, como su propio hogar.

Podrán entonces suponer los lectores - al haber nacido un profundo sentimiento entre los protagonistas de este cuento - que los días posteriores fueron de mucha felicidad y alegría para ambos.

Moraleja: Los avatares de la vida te llevan a situaciones tan crueles e injustas como la guerra. Sin embargo dentro de todo ese sacrificio, sufrimiento y dolor, no dejan de aflorar -principalmente entre los más jóvenes- las cosas que son naturales a la raza humana; y se liberan los sentimientos y las pasiones que comúnmente hemos recibido por tradición, cultura e instinto.






Serie: *Cuentos desinspirados*

Autor: Jorge Horacio Richino
(Todos los derechos reservados).
(copyright)

Publicado simultáneamente en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://jorgerichino.webcindario.com
http://elangel.blogcindario.com
http://huellaspoeticas.blogspot.com
http://citylove.galeon.com


Escritor de la web - Dejando huella en Internet

El Viaje Sin Fin - Cuento de la Serie: *Cuentos desinspirados* de Jorge Horacio Richino


El viaje sin fin
(Cuento)




El hombre se acercó hasta la ventanilla de expendio de pasajes de la vieja estación del ferrocarril. Allí se expresó de la siguiente forma:
- Por favor, deseo el boleto más caro que tenga el servicio.
- A que lugar va usted, señor? le preguntó el empleado.

-No importa el lugar, usted véndame el pasaje más caro.


El empleado que no tenía muchas ganas de perder el tiempo le dio un boleto que tenía por destino la estación terminal del servicio; y el hombre, luego de pagar, se retiró conforme de la ventanilla.

El señor, que no llevaba consigo equipaje, se ajustó un botón de su saco, se arregló el nudo de su corbata, guardó su billete en uno de los bolsillos, y se dirigió al andén para tomar asiento en uno de los bancos que se encontraban al exterior de la estación, y en tanto aguardaba la llegada del tren, comenzó a contemplar las flores de unos canteros que se hallaban a su alrededor.

Al cabo de un rato se escuchó el silbato de una locomotora que se aproximaba a la estación entre los chirridos de sus ruedas al frenar y
el estrepitoso ruido que generaba la caldera al despedir sus bocanadas de vapor.
De pronto el convoy se detuvo y descendió de él un grupo de personas donde se podía ver una mujer mayor y tres aparentes matrimonios acompañados por un grupo de jóvenes.

El caballero ya se había levantado de su asiento y tuvo que apresurarse para abordar el tren, pues el guarda -parado en el estribo del último vagón- anunciaba la inmediata partida de la formación.
Apenas subió los escalones de la puerta de ingreso al vagón, buscó un asiento junto a una ventanilla para poder contemplar el paisaje que le ofrecería su viaje.

Casualmente no le fue difícil hallar el lugar adecuado, pues el vagón estaba totalmente vacío.
El tren inicio su marcha y como es común a esas viejas locomotoras de vapor, lentamente y notándose la fuerza que debía realizar la máquina para arrastrar al conjunto de vagones que se alistaban a ella, fue recorriendo pesadamente los primeros tramos hasta que tomó su velocidad usual.

Así comenzó el camino del caballero que parecía disfrutar del viaje observando detenidamente cada postal de imágenes que se presentaba a sus ojos, a través del marco de la ventana.
De esta forma, el tren, recorrió un largo camino y solamente se detuvo en algunas escasas estaciones que sirvieron al viajero para que pudiera reflexionar sobre los paisajes que había estado disfrutando.

- Señor! -dijo el guarda- va a tener que bajarse, aquí termina el recorrido.
- No es posible, contestó el hombre y agregó: éste no es el sitio a donde yo voy, seguramente el tren retomará la marcha.

El guarda le explicó nuevamente que no seguiría el viaje y que ese era el final, y también que ya nadie quedaba en el tren. Incluso el maquinista había bajado de la locomotora para realizar las formalidades de rigor antes de efectuar las maniobras para poner la máquina en posición opuesta y enganchar, otra vez, la formación.

Ante la reiterada negativa del pasajero para descender, el guarda le informó que iría a buscar al jefe de la estación a fin de que concurriera con alguna autoridad policial, si fuese necesario, para que el señor desistiera de su empecinamiento, y cuando descendió del vagón sucedió algo notablemente insólito.

El convoy comenzó a moverse despaciosamente y casi ni se escuchaban los ruidos comunes a la partida usual de un tren arrastrado por aquellas ruidosas e imponentes locomotoras a vapor. De a poco fue cobrando marcha progresivamente y vaya a conocerse por que causa equívoca de la casilla de señales y cambios, la formación tomó por una vieja vía abandonada y para asombro de los que quedaban en la estación se fue perdiendo en el horizonte, de una manera tan extraña que parecía que se lo estaba tragando el crepúsculo de la tarde.

En tanto, dentro del tren, el pasajero permanecía sereno y siempre observando las imágenes del camino, que parecían, cada vez, menos intensas.
Así fue como la formación número 2409 de la línea de transporte *Ferrocarriles del Paraíso*
se perdió en una inexplicable dimensión y nunca más se supo de ella.
Posteriormente se pudo determinar que éste había sido su viaje nº 1945 y que había dado un servicio útil a la empresa.
Demás circunstancias de este relato se ignoran y nadie se ha encargado de continuar averiguando sobre tan extraña desaparición.




Autor: Jorge Horacio Richino.
Serie: Cuentos desinspirados.
Todos lo derechos reservados - (Copyright)

Publicado simultáneamente en:

http://jorgerichino.webcindario.com
http://citylove.galeon.com
http://jorgerichino.galeon.com
http://citylove.blogcindario.com
http://elangel.blogcindario.com
http://jorgerichino.blogspot.com


Escritor de la web - Dejando huella en Internet

domingo, 2 de diciembre de 2007

Besugo de Nochebuena - plato para especialistas de paladar fino.



Imagen


Se abre y se limpia un besugo extrayéndole el espinazo y salando a gusto.
Se rellena con una preparación que se elabora de la siguiente forma: Se frien en aceite de oliva (preferentemente) cebolla y perejil picados. Cuando la cebolla comienza a ablandarse, se le añaden pimientos y tomates, igualmente reducidos a pedacitos pequeños.
Por otro lado se va preparando en un mortero un picadillo con un diente de ajo, tres o cuatro filetes de anchoítas, sal, pimienta y una cucharada de mostaza.
Con los preparados se rellena el besugo, cosiéndolo bien para que no se desparrame su contenido; luego de ésto se unta el pescado con aceite y se lo cubre con pan rallado.
En estos términos se fríe el besugo en un buen aceite (siempre es recomendable que sea de oliva).
Cuando se encuentra bien dorado se retira y se coloca en una fuente, adornándolo con hojas tiernas de lechuga, rodajas de zanahoria y remolacha (cocidas), aceitunas deshuesadas, huvos duros cortaditos al medio y rodajas de limón.
Es un exquisito plato que quedará muy bien en la mesa y en el paladar de los comensales; fundamentalmente será acompañado con un buen vino blanco (con preferencia del tipo seco o muy ligeramente abocado si así lo prefieren)
Que lo disfrúteis !!!